RAQUEL BALENCIA

Acaba de aterrizar en París con sus tres hijos Arturo y Ginevra de 2 años y 6 meses, y Avedon de cuatro patas. El ascenso de su marido les ha llevado a tomar la decisión de trasladarse desde Milán al menos durante algunos meses, por lo que este invierno lo pasarán en la ciudad del amor, que conoce tan bien. Ahora toca deshacer maletas, instalarse y reorganizar su trabajo para continuar con el diseño y la producción de la firma de Alta Costura que lleva su nombre. Aunque sabe que no tendrá problemas. Ya lo hizo anteriormente.

Antes de comenzar nuestra conversación me pide unos minutos para organizar a los niños. «Pensaba mandarlos al parque, pero está lloviendo, así que están conmigo en casa.» Comenzamos. Le pregunto cómo se materializa eso de “vivir a caballo” entre Milán y París. «Cuando me casé con mi marido, que es de Milán, decidimos vivir en París. Yo llevaba mi marca desde allí. Al poco tiempo mi suegro se puso malito y volvimos a Milán para estar con él. Organicé la producción allí, aunque la mayoría de los eventos y desfiles los tenía en París, así que viajaba constantemente. Ahora hemos vuelto a París y sigo con la producción en Milán. Me decían que con dos niños no iba a poder con este ritmo de vida, pero viajo siempre con ellos y lo llevamos muy bien».

Uno podría pesar que tras reorganizarse una vez más, la cosa pintaría como para quedarse en París durante un tiempo, pero los cambios no asustan a Raquel. «He vivido en muchos sitios y la vida me ha enseñado que nada es definitivo. Mi marido y yo somos unos enamorados de San Sebastián y lo que más nos gustaría es acabar allí, donde hay tanta calidad de vida y donde mis hijos podrán estar con sus abuelos.» Ya están mirando piso.

Aunque quién sabe. Raquel me confiesa que hacer planes nunca le ha ido bien. Hubo un tiempo en le que planificaba cada detalle en su vida y nada se cumplía. Hace 4 años, tras una decepción personal muy grande, decidió cambiar de actitud: aceptar lo que le ofrece la vida, aprovechar las oportunidades. Asegura que nunca le ha ido mejor. Parece que la vida tenga un camino trazado para ella a pesar de su propia voluntad. De niña era muy deportista, soñaba con ser atleta. Su madre, preocupada por los desgarbados andares de su hija que creció mucho y muy pronto, decidió apuntarla a la escuela de modelos First Models en San Sebastián para que le enseñaran a andar. Con 13 años Raquel se puso tacones y aprendió a usar maquillaje por primera vez. Lo de andar acabó dándosele tan bien, que le pidieron que hiciera una pasarela. Luego le animaron con concursos de Misses y, después llegó Top Model International en Beirut. Lo ganó y le comenzaron a llover los contratos de agencias de modelos. Firmó con Major Models de Milán y le cambió la vida.

«Honestamente yo no disfrutaba mucho de la vida de ser modelo, porque implicaba viajar mucho y siempre sola. Entonces no había WhatsApp, sólo podía hablar con mi familia 3 minutos al final del día porque las conferencias eran carísimas. Pero esperaba que el esfuerzo me permitiera más adelante elegir mejores ofertas. Y así fue. Ahora es al contrario. Me casé y con dos niños nunca estoy sola». «¿Dirías que estás donde querías estar?». «En lo personal sí; yo quería tener una familia y la tengo. De niña tenía una bola del mundo, jugaba a darle vueltas y señalaba un lugar al azar. Quería recorrer el mundo y aunque pensaba que sería como deportista, lo cierto es que ser modelo me ha permitido cumplir ese sueño».

En su infancia Raquel pasó mucho tiempo con sus abuelas. Felisa, costurera, le enseñó a coser. María Dolores, le inculcó su pasión por Balenciaga. Años más tarde, cuando ambas ya habían fallecido, visitó el Museo Cristobal Balenciaga en Getaria. En aquel templo de la moda rodeada del legado de un genio, el poso de aquellos momentos entre abuelas y nietas, tejidos en su memoria, emergió sin avisar. Y Raquel se imaginó como una futura diseñadora de moda.

Tiempo después el murmullo de un lejano deseo comenzó a hacerse más fuerte, hasta convertirse en una nueva banda sonora en su vida. Era arriesgado, pero era el momento. Conocía el lenguaje, tenía contactos y supo aprovecharlos. Esta vez, por decisión propia dio un giro a su vida. En enero de 2016 nació la firma de Alta Costura de Raquel Balencia.

La figura de una mujer fuerte es una referencia para Raquel, tanto a nivel personal como para sus diseños. Sus dos grandes ejemplos de vida son sus abuelas. Desgraciadamente les tocó ser fuertes. Ojalá llegue yo algún día a serlo tanto como ellas. Ojalá la revolución de las mujeres no fuera necesaria, pero lo es. Siento que la revolución se hace mucho de puertas para afuera y sería también importante que esa revolución se hiciera de puertas para dentro.

En sus tres años de andadura grandes celebrities de Inglaterra e Italia se han decantado por diseños de Raquel Balencia para sus eventos. Balencia también viste a mujeres anónimas de todo el mundo gracias al mercado online, su mayor canal de venta. «La venta online es fundamental para firmas como la mía. Aunque soy una gran defensora de la boutique de toda la vida, donde la propietaria sabe aconsejarte qué te queda mejor y pueden ajustarte la prenda como un guante».

Raquel Balencia viste a un público exclusivo, mujeres elegantes que aprecian la calidad de los tejidos. Con cualquiera de sus diseños una imaginarse grandiosa asistiendo a una gran gala en una noche de ensueño. Maravillosos pero inalcanzables para la mayoría de las mortales. ¿Cómo ser elegante cuando una lleva una vida sencilla y tiene un presupuesto ajustado? «Una mujer es elegante o no independientemente de lo que se ponga. Sobretodo es una cuestión de saber estar. Si llevamos la elegancia a las prendas, hay 3 factores que influyen: la calidad, el diseño y el buen gusto. Si tienes buen gusto, sabrás ir super elegante con prendas low cost. En cuanto al diseño, nunca ha habido una oferta tan amplia. Podemos encontrar prendas muy asequibles que siguen las tendencias que se han visto en las últimas pasarelas. Y, por último, la calidad de los tejidos suele ser más cara. Pero eso ya es una cuestión de selección. Habrá quien prefiera tener un abrigo de mejor calidad, en vez de cinco de peor calidad, pero mucho más baratos. Hay opciones para todos los bolsillos».

Viendo su trayectoria no me sorprendería que la vida tenga previstos para Raquel otros planes que ella aún no contempla. «Honestamente no me gusta mucho pensar en el futuro. Vivo el presente y acepto la vida como venga. Cuando me quedé embarazada pensé que nunca más trabajaría de modelo, de ahí lo de crear la firma de moda. Y resulta que para este otoño tengo ya cerrados un par de trabajos como modelo. He descubierto las modelos también tenemos vida más allá de los 30 y ha sido una maravillosa sorpresa.»

A la vista está que lo único en la vida de Raquel es que este invierno pasará mucho tiempo en París, desde donde se diseñará su nueva colección, y que sea cuales sean los planes que le depare la vida, sabrá abrazarlos y sacarles el jugo que contengan

CARLOTA BARRERA

Carlota Barrera es una diseñadora española con base en Londres. Antes de la creación de su marca, Carlota se graduó en un máster de moda masculina y sastrería en London College of Fashion y trabajó en varias casas como Pedro del Hierro Madrid, Carmen March o Richard Quinn. En Julio de 2019 presenta su colección de Primavera Verano 2019 ‘The Matador and the Fisherman’, coincidiendo con la creación de su marca homónima. Tras presentar dos colecciones y a punto de presentar su tercera ‘Treacle’ para Primavera Verano 2020, Carlota Barrera es galardonada con el premio Vogue Who’s On Next 2019 y el Premio Moda FAD. La marca explora siluetas contemporáneas y desarrolla colecciones que reflejan las técnicas de la sastrería clásica y la artesanía con una nueva interpretación y enfoque visual, experimentando con los estereotipos y roles de género. Las prendas combinan los conceptos de tradición y lujo aportándoles la estética contemporánea del hombre moderno.

En “The Matador and the Fisherman” has trabajado con artesanos y con materiales vinculados a la cestería...me resulta fundamental esta conexión porque apela a ciertos elementos de memoria colectiva. ¿De dónde viene Carlota Barrera? The Matador and The Fisherman” fue la colección final de mi máster en London College of Fashion, que a la vez se convirtió en la primera colección de la marca. Esos dos años fueron para mí un experimento creativo de formas, siluetas, técnicas y materiales, tomándolo como la última vez que tendría la oportunidad de desarrollar una colección sin tener en cuenta la viabilidad, las ventas, los presupuestos de producción... Trabajando y estudiando moda en el extranjero me di cuenta de que gran parte de la artesanía se asocia con Francia e Italia, cuando en España tenemos una cultura muy rica en el trabajo manual. Con esa primera colección colaboré con varios artesanos españoles reinterpretando esas técnicas tradicionales y haciéndolas relevantes en la escena contemporánea

Margiela es uno de tus grandes referentes ¿Qué otros puntos de referencia tienes, en qué te apoyas? Margiela es un gran referente para muchos de los que trabajamos en la industria. Él y sus contemporáneos de Amberes cambiaron la manera de ver y trabajar las prendas. En general, intento absorber todo lo que puedo esté donde esté, y la gente forma una gran parte de mis referencias. En la calle, en el metro, en cada viaje... ver cómo cada uno aporta su personalidad y su punto de vista a cada prenda es, quizá, lo más inspirador.

En tu apuesta por la sobriedad y la androginia imaginas un mundo que algunos califican de transgresor para la moda masculina. ¿Crees que quedan muchos muros por derribar? Muchísimos, aunque los muros no son solo visuales. Está muy bien que se empiece hablar de derribar estereotipos de género, de dejar de pensar que los vestidos son para las mujeres o que un hombre bien vestido es solo el que va trajeado. Comencemos a hablar de prendas sin género, hombres liberados y mujeres empoderadas. Sin embargo, no hay que olvidar que los muros son más estructurales que estéticos; son salarios, es diversidad en los equipos, condiciones de trabajo dignas...

¿Cómo ha sido el camino para una joven diseñadora? ¿Cuáles son los principales escollos de un joven diseñador en España? Estamos aquí porque trabajamos día a día muy duro para avanzar y superarnos. La moda es una forma de expresión, pero también es la creación de un producto y es un balance complicado de encontrar. En España tenemos maravillosas tradiciones, artesanos y mucho talento, pero siempre se ha tenido la costumbre de admirar más lo que ocurre en el extranjero que lo que tenemos en nuestro país. Es ahora cuando estamos empezando a apreciarlo.

¿Qué ha significado el premio Who’s On Next que VOGUE te ha concedido? Es una maravilla que una institución tan relevante a nivel nacional e internacional impulse este tipo de iniciativas y apoye a jóvenes creadores. Es muy complicado crear una marca y sacarla adelante, por lo que recibir el respaldo de Vogue es una gran suerte. Ganar el premio ha supuesto ser capaces de empezar a pensar y a actuar de manera profesional y ampliar nuestro equipo. Nos está ayudando a crecer y a expandir la marca a nivel internacional.

Parece que en la moda, el arte y la música española está pasando algo. ¿Te sientes vinculada a una generación que ha roto ciertos muros de cristal? ¿Qué es lo más complicado de gestionar para una joven diseñadora en este punto de tu carrera? En España tenemos muchísima creatividad, y ahora estamos empezando a prestar más atención a lo que ocurre en nuestro país. Es maravilloso formar parte de esa gran familia que está traspasa fronteras con su pasión y creatividad. Desde luego, lo complicado es seguir adelante y trabajar tan duro día a día. Un desfile y una colección se ven como una fantasía de diez minutos, pero llevan muchísimos meses de trabajo detrás.

Como jurado del Certamen de Nuevos Diseñadores de GetxoModa, ¿cuáles dirías que son tus principales criterios para valorar el trabajo de los y las participantes? La creatividad y la pasión son pilares importantísimos para cualquier tipo de creación. La reinterpretación de códigos conocidos de una manera diferente, la aportación de una historia personal que dote al proyecto de un punto de vista único y, algo de vital importancia, la comunicación, la capacidad de transmitir esa pasión a través del trabajo.

¿A dónde desea caminar Carlota Barrera? Desde el principio hemos deseado construir algo sólido, de calidad e interesante desde el punto de vista creativo. Con esencia personal, pero capacidad de reinvención. Ese es nuestro camino.

EDER AURRE

Crear diseños Prêt -à- porter y complementos con apenas 26 años, no está al alcance de cualquiera. Sin embargo, Eder Aurre (Portugalete, 1993) puede presumir de ser ya un experto en la materia. Ahí es donde los años de estudio en patronaje y diseño, el máster en moda y su formación en Central Sain’t Martins de Londres dan sus frutos.

Tras finalizar su etapa académica, Aurre fue contratado durante años por marcas como, por ejemplo, la firma vasca Laga. Su primera colección le hizo ganar el premio “Creamoda”, lo que le abrió puertas a nuevos e interesantes proyectos. Entre ellos, destacan el premio “Getxo Moda”, premio mejor joven diseñador vasco, premio “mejor joven diseñador nacional” y premio a la mejor colección en Assembly Graz (Austria).

Aurre confiesa que no es fácil dedicarse a la moda, especialmente en Euskadi: “Nunca hemos tenido una industria como tal, como puede ser Barcelona o Madrid,” dice. A pesar de la falta de industria, a la comunidad le precede una sensibilidad por la moda y por el buen vestir de la que - según el diseñador - tenemos que sacar partido: “Siempre hemos sido un referente de estilo a nivel nacional y creo que eso deberíamos exprimirlo al máximo, es verdad que con la globalización todo ha cambiado, pero debemos unir fuerzas y luchar.” Cabe mencionar que a pesar de que el panorama no es favorable, hay muchas firmas tanto de diseñadores consagrados como noveles que están haciendo un “muy buen trabajo”.

Su firma, que destaca la pasión por las líneas depuradas, el color y las formas arquitectónicas, apuesta por lo local. Aurre reconoce que le resulta muy difícil sacar adelante sus colecciones de manera sostenible y artesana, puesto que apenas hay modistas que trabajen por la zona y, sobre todo, que trabajen bien. “Es una tradición que se está perdiendo y ello hace que cada vez sea más complicado realizar cosas de atelier y a medida”, confiesa.

Considera Getxo Moda una plataforma sumamente importante y necesaria para los jóvenes diseñadores y diseñadoras vascas. Recuerda que cuando participó hace dos años con su tercera colección le otorgaron el premio a mejor diseñador. Ese premio fue un trampolín sumamente importante en su carrera, pues el certamen es el más prestigioso a nivel norte: “Getxo Moda hizo que la gente se interesase por mi trabajo y de ahí salieron proyectos muy enriquecedores”, afirma.

Este año su participación es especial porque será doble. Cierra el evento con un desfile donde muestra parte de su colección SOKOTRA y parte de su colección K309. Además, participa en la coordinación del backstage como coreógrafo. “Estar en las tripas de los desfiles es una de las cosas que más me gustan. - reconoce Aurre - Así que cuando me lo propusieron no pude decir que no. Me encanta mi trabajo y que la organización haya confiado en mí para esta labor es de agradecer”.

Esta edición tiene un valor añadido y, es que, se han planteado una serie de cambios importantes en el formato y el tono de Getxo Moda. Eder Aurre destaca que para él uno de los más relevantes es la nueva localización. “Es un soplo de aire fresco para el evento”, dice. “Lo eleva de categoría y hace que tenga una imagen más potente, llegando a estar a la altura de pasarelas internacionales”, continúa.

A la vista está que la carrera del joven diseñador va sobre ruedas. Además de trabajar en su atelier, saca tiempo para diseñar la nueva colección que tiene entre manos y que saldrá a la luz a comienzos de año. Mientras tanto, se dejará ver a lo largo de este mes en Sevilla y en Vitoria presentando la colección de primavera. Su talento, que traspasa fronteras, llegará hasta Luxemburgo donde está cerrando un desfile. Los éxitos de Eder Aurre hablan por si solos y son la prueba de un futuro prometedor.

Pedro Lobo

Pedro García Martínez, diseñador de moda, nació en Murcia y finalizó sus estudios hace más de 10 años, pero aún hoy no sabe cuándo decidió adentrarse en el mundo textil. Lo que sí tiene claro es que tuvo el instinto de seguir un objetivo y fue a por él, seguramente se lo impusiera en mitad de sus estudios de ciencias cuando pensaba ser podólogo y dibujaba figurines de moda en sus ratos libres.

En 2006 finaliza sus estudios de diseño en la primera promoción de la Escuela Superior de Diseño en Murcia y presenta su Proyecto Final de Carrera, la colección “Instrumental” bajo el nombre de Pedro y el Lobo en la pasarela Mustang celebrada en el FIB de Benicasim 2007 rodeado de familia y amigos, aun lo recuerda como un ‘pasote’ de día. Después buscó en Madrid la oportunidad de aumentar sus conocimientos en el sector donde se graduó en IED.

Con su mudanza a Madrid para desarrollar sus estudios aprovechó para abrir nuevos horizontes y presentar su firma por diferentes eventos del sector, incluido el EGO Cibeles y más de un showroom privado de la ciudad condal. Pedro siempre ha sido muy de sobrevivir, por lo que en su estancia en Madrid aparcó las colecciones y compagino su residencia con trabajos de dependiente, estilista o vestuario de teatro.

Antes de cambiar de nombre y concepto, era partidario de colecciones más experimentales, adjetivo que parece enganchar más que otros, pero también ha ejercido de estilista, diseñador de otras firmas, azafato de espárragos carretilla, teleoperador y un largo etc., incluso fue considerado novelista en los preparativos de este reportaje. Actualmente ejerce de director creativo de la firma Pedro Lobo, un nuevo concepto que dio a conocer en 2014 pero aclara que en su nuevo concepto habla el mismo lenguaje, solo que con objetivos diferentes y es que avanza que en esta vida hay que vivir, y con cuantos más perros, mejor.

El nuevo concepto coincide con su regreso a Murcia, 2013, donde adquiere un estudio y retoma las colecciones, esta vez denominadas historias. En su primera presentación tras su regreso, ‘Historia Nº1’ habla de la transición vivida MadridMurcia escribiendo el punto final en su nuevo estudio.

Su firma se construye en vivencias previas, equivocaciones, aprendizajes, todo lo autobiográfico tiene cabida en sus historias, una por año, desde el cambio de concepto ya nos ha dado a conocer cinco, que, a pesar de ser diferentes, todas tienen algo en común, y es que a través de ellas, nos presenta relatos de su vida, el mimo por lo local, por Murcia y por el proceso artesanal, y el control de la producción. Conjuntos armónicos donde el diseñador se siente cómodo expresando su realidad, hablando incluso a través de colores, texturas y materiales que emplean un lenguaje propio con las que el espectador puede disfrutar, incluso empatizar. En Pedro Lobo priman la calidad de los materiales y los acabados, así como la fusión de técnicas tradicionales como el bordado y materiales innovadores. Aunque diseña desde la funcionalidad, no llega a verlas como meras prendas, sino como piezas únicas que esconden relatos, sentimientos y anécdotas.

Lobo concibe la moda como una herramienta comunicativa y le fascina el alcance de sus prendas entre las personas consumidoras de la firma, el juego de la combinación con otros tejidos, colores y acabados. Reconoce que las lecturas que se pueden interpretar de una sola de sus piezas a través de diferentes modelos y/o personas le fascina y que la moda es el lenguaje en el que más cómodo se siente, y que lo usa como catalizador de su panorama personal.

En Historia Nº4 nos habla del tránsito entre el estado de shock y el bienestar propio y en Nº5 nos transmite la intensidad con la trata sus vicios y obsesiones en su peculiar ecosistema.

Quién sabe, tal vez en Historia nº6, que se presentará en noviembre de 2019 o nº7 nos hable de que una nueva etapa personal como hipnotizador de serpientes o cortador de abrigos de madrugada, quizás se decante por contarnos sus días de performer, en cualquier caso, lo que tenemos claro es que estamos deseando seguir haciendo nuestra propia lectura de sus Historias, ya sea en pasarela o en RRSS de la clientela, donde la lectura pueda adentrarnos en nuevos terrenos.